¡Que viva y no viva Nicanor! 

Con Nicanor

en su centenario

de antiparras

si no fuera por él

la vida sería un antipoema

al borde de un abismo

el capitalismo del comunismo

el infierno del cretinismo

la pagoda del cristianismo,

por otro lado, no hay que

dejar de observar

que mucho poemario

parrario

anda sueltario

por el vecindario

si no fuera por Nicanor,

la vida sería un antipoema agrio,

una paloma

que se cagó en el sagrario

el anticristo

de un balneario,

por eso

nunca me cansaré de gritar

¡que viva Nicanor en su Parra!

¡que vivan las parras de Nicanor!

¡que vivan los antipoemas de los poemas

y los recontraantipoemas

de los antipoemas de los poemas!

en resumen sin resumen

o sea en antiresumen

¡que viva y no viva Nicanor!

songorocosongo@icloud.com